10 pilares del fundamento de un matrimonio lleno de amor y que honra a Dios

Hannah Busing/Unsplash

Nota de la editora: Considerando el Día de San Valentín, un día en el que Estados Unidos celebra el “amor”, se les pidió al Dr. Bruno y Clara Molina que compartieran aspectos de un matrimonio amoroso y piadoso. Han estado casados durante 36 años y continúan aprendiendo y creciendo en su relación.

El pilar principal de los 10 pilares para el fundamento de toda relación matrimonial Cristo-céntrica es la entrega individual de la pareja al señorío de Jesucristo. El segundo pilar se basa en el Salmo 34:3, “Engrandeced a Jehová conmigo, y exaltemos a una su nombre” (RV1960). Al poner a Dios primero, le dará al matrimonio el enfoque adecuado y la capacidad de comenzar con una visión saludable y piadosa en mente. Este es el versículo bíblico que Bruno Molina le dio a su esposa Clara como tema de su boda, y ha sido el objetivo de su matrimonio a lo largo de su colaboración en el ministerio durante los últimos 36 años.

Han experimentado buenos y malos fases en su matrimonio cuando solo su relación con Dios los mantuvo unidos. A través de los años, descubrieron que hay 8 pilares adicionales que son cruciales para un matrimonio saludable. En la siguiente entrevista me enteré de los otros pilares que ellos consideran esenciales para profundizar el amor a Dios, a su pareja, a su familia y a sus amigos:

Bruno, después de una relación reconciliada con Dios, ¿cuál es el pilar más importante en un matrimonio?

Yo diría transparencia vulnerable. Cuando regresamos de nuestra luna de miel, recuerdo haberle dicho a Clara que quería que viviéramos casados y no solamente que viviéramos juntos. Con esto quería decir que quería que nos amáramos unos a otros, con verrugas y todo, y que tuviéramos una relación auténticamente íntima en la que fuéramos honestos y transparentes el uno con el otro. Había visto a demasiadas parejas “hacer algo por inercia” o simplemente  “desempeñar el papel”. Doy gracias a Dios, y a Clara, que aun cuando nos ha dolido ser honestos y transparentes, la experiencia nos ha hecho crecer en nuestra intimidad y disfrutar de nuestro matrimonio.

Clara, ¿cuál consideras que es el cuarto pilar más importante en un matrimonio?

Creo que el cuarto pilar más importante de una relación matrimonial no es el amor sino el compromiso. Dios se comprometió a amarnos, y envió a Jesús para salvarnos y redimirnos (Juan 14:6). Cuando su cónyuge inevitablemente le falla, su compromiso cede el lugar al deseo de intimidad, pero la intimidad es una expresión de amor que debe ser precedida por el compromiso. La falta de compromiso con Dios y con los demás resulta en pecado sexual, divorcio, irresponsabilidad e hijos que nacen fuera del matrimonio.

Bruno, ¿qué ha salvado tu matrimonio a lo largo de estos años?

Yo diría que nuestra dependencia en la gracia de Dios. Me di cuenta de que si no fuera por la gracia y la misericordia de Dios, no sería el tipo de persona con la que nadie, incluso a Clara, le gustaría vivir. Si no fuera por la asombrosa gracia de Dios que salvó a un miserable como yo, ¡incluso yo mismo no quisiera estar conmigo! Han habido momentos en que, debido a nuestra obediencia a Dios, Clara y yo hemos estado casi en la ruina económicamente. Durante esos momentos, recuerdo dirigiendo a nuestra familia en oración con gozosa anticipación de la provisión de Dios. Dios siempre se ha manifestado a nosotros en formas milagrosas que expresan su favor inmerecido; incluyendo impulsarnos a través de Su espíritu a extender gracia los unos a los otros y a los demás.

Clara, ¿qué te ha pedido Dios que hagas por tu esposo?

En Efesios 5:33 el Señor me instruyó a respetar a mi esposo como a él se le instruyó a amar a su esposa como Jesús amó a la iglesia (Efesios 5:25, 33). El respeto mutuo es un aspecto importante de tener una relación sana. El respetarlo a él no es una opción para ejercer solo cuando es conveniente. Tengo un letrero en mi oficina de Yoda que dice: “Hazlo o no lo hagas, no hay intento” que me recuerda de esto. El respeto se da libremente y honra a Dios. Es importante reconocer que el respeto no consiente el abuso por parte de ninguno de los cónyuges. Hay abuso físico, sexual, verbal, emocional/psicológico, espiritual y financiero, así como abandono y negligencia que son causados ​​por una falta pecaminosa de respeto hacia Dios y los demás.

Bruno, ¿en qué ha sido difícil para ustedes dos trabajar durante su matrimonio?

 Comunicación. ¡Cómo deseamos ambos que nunca haya mala comunicación o malentendidos! Ambos hemos aprendido que nos comunicamos de manera diferente debido a nuestro género, crianza, educación, experiencias de la vida, y hasta nuestro estado de ánimo. Hemos aprendido a hablar el idioma del otro, tal cual, para comunicarnos más claramente. Cuando nos ofendemos el uno al otro, lo que el 99,9% de las veces no es intencionado, optamos por disculparnos por nuestras ofensas y pedir perdón si es necesario. La comunicación clara y precisa es crucial porque, aunque podemos discernir o inferir lo que la otra persona quiere y necesita, Dios no nos hizo adivinos.

Clara, ¿qué necesitas tener para mejorar la relación de tu matrimonio?

Constantemente me recuerdo a mí mismo que necesito tener un corazón perdonador como el que Dios tiene para mí. Perdonar puede ser difícil, pero siempre es posible. Es importante saber que cuando perdonas no significa que olvidarás de inmediato, pero perdonar es el primer paso en el camino para restaurar una relación matrimonial. Es importante recordar que Jesús dijo que debemos perdonar a una persona setenta veces siete (Mateo 18:22). También he aprendido a no ir a pescar en el mar del olvido a los pecados perdonados y sacarlos a la superficie de nuevo porque esto me impide a olvidar la ofensa e impide que mi esposo se sienta perdonado. También recuerdo las palabras del rey David cuando dijo, “Tan lejos como está el oriente del occidente así hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:12-RVA), y nosotros deberíamos de hacer lo mismo.

Bruno, ¿qué es lo que más valoras en tu matrimonio?

Creo que es pasar tiempo juntos. No solo estar en la misma casa o habitación, sino involucrarnos en conversación: explorar por qué pensamos como lo pensamos, por qué diferimos en nuestras opiniones o convicciones, o qué nos está mostrando Dios. Cuando somos intencionales para sacar tiempo el uno para el otro, disfrutamos cosas como los chistes que provienen de un marco de referencia común, una buena película, o escuchar música que nos conmueve (no puedo confirmar ni negar si esto puede implicar bailar juntos).

Clara, ¿cuál ha sido la mayor bendición que Dios les ha dado a ustedes dos en su matrimonio?

Dios ha profundizado nuestra comprensión del significado del amor incondicional a través de nuestra relación y al darnos hijos y nietos. Creo que nadie puede entender completamente el amor incondicional de Dios, pero lo entendemos mucho más cuando tenemos hijos. Amar a alguien incondicionalmente significa hacerlo sin importar lo que haga, al igual que Dios nos ama. Un gran ejemplo del amor incondicional de Dios es el hecho de que Él rescató a la humanidad de la esclavitud del pecado al dar a Su único Hijo. “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8-RVA).

Correspondents
Bruno and Clara Molina
Southern Baptist Texan
Most Read

More state conventions join NAMB in Send Network partnerships

ALPHARETTA, Ga. – The North American Mission Board (NAMB) has, in recent years, developed Send Network agreements with state conventions across North America to enhance partnership and church planting within the SBC. So far, 23 state …

Stay informed on the news that matters most.

Stay connected to quality news affecting the lives of southern baptists in Texas and worldwide. Get Texan news delivered straight to your home and digital device.